Alberto Fernández ya no puede disimular el tremendo fracaso de la política de encierro como medida contra el Corona Virus. Ahora busca cambiar la imagen de la cuarentena mas larga del mundo con un anuncio que solo cambia el nombre de la restricciones.

 

 

Argentina se ubica en el top ten de países con más muertos por millon de habitantes, la economía destrozada y los “especialistas” infectólogos, desaparecieron de los medios, por caso Pedro Cahn, quien ahora es denunciado por incompatibilidades. Con ese panorama y la llegada del verano y las fiestas, las presiones sobre el gobierno son agobiantes. Especialmente de los propios funcionarios estatales que no quieren resignar sus vacaciones.

Ante esto, pese a estar en el pico de contagios y muertes, el anuncio hablará del “fin de la cuarentena”. Sin embargo, no todo es lo que parece; las reparticiones públicas, en torno a lo cual gira más del 50% de la economía y trámites, continuará ausente con aviso. PAMI, ANSES, MINISTERIOS, SECRETARÍAS, JUSTICIA Y EDUCACIÓN, seguirán con los funcionarios casi sin asistir ni responder a los trámites.

Te informamos que va a cambiar del ASPO al DISPO

¿Qué significa en la práctica que la región metropolitana entre a DISPO? Entre otros ejemplos, que las reuniones sociales y familiares en casas particulares -que siguen prohibidas por un decreto nacional para los distritos que están en cuarentena- podrían ser habilitadas para AMBA.

Como adelantó en exclusiva TN.com.ar, la nueva normalidad no será tan inmediata ni tan visible: en Ciudad no autorizarán todavía los encuentros particulares a puertas cerradas.

Pero sí podrán juntarse hasta diez personas en los jardines, terrazas y patios. Familias y amigos podrán por primera vez, desde el 20 de marzo, verse legalmente al aire libre en sus casas siempre que no junten más de diez personas.

En la conferencia de mañana, Ciudad también permitirá algunos deportes grupales: básquet, voley, fútbol 5 y hockey quedarán habilitados en los próximos días siempre que sea en prácticas recreativas -no profesionales- y con no más de cinco jugadores por equipo.

Para más adelante queda un sector que sufrió como pocos la pandemia: la cultura. Teatros, cine y música tienen una agenda de trabajo para recuperar la actividad con protocolos estrictos.

 

Los empleados del Estado, políticos o de carrera, en su mayoría seguirán en su casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.