El pasado martes, el Presidente fue trasladado a la clínica por dolores en la espalda y le diagnosticaron una hernia de disco lumbar. Luego se mantuvo en reposo en la quinta de Olivos.

 

Después de que el martes por la tarde al presidente, Alberto Fernández, le diagnosticaran una hernia de disco lumbar, se llevó adelante una intervención quirúrgica este jueves en el Sanatorio Otamendi.

“Alberto Fernández se sometió a un bloqueo para disminuir los fuertes dolores de espalda que sufrió en las últimas horas. La intervención, que duró una hora y cuarenta minutos, consta de una infiltración en el disco para evitar el dolor del nervio”, explicó el periodista Marcelo Peláez desde el sanatorio.

“El Presidente ya se retiró hacia la residencia de la Quinta de Olivos, donde continuará con los controles correspondientes. Se mantendrá informada a la opinión pública”, indica el parte firmado por el doctor Federico Saavedra.

El bloqueo radicular es una pequeña intervención localizada para aliviar y anestesiar el foco del dolor. El mandatario estuvo dolorido lunes y martes, aunque luego fue mejorando. Además, mantuvo distintas actividades desde la residencia de Olivos.

A. C