Las precipitaciones durante el día de ayer redujeron un 30% los focos ígneos. Pero estudios de INTA demuestran la situación de emergencia.

 

Como estaba pronosticado, ayer las lluvias llegaron a gran parte de la provincia atravesada por la catástrofe ecológica y ambiental. Por la tarde noche dos de las zonas más complicadas, como Santo Tomé y Gobernador Virasoro, recibieron con felicidad la caída de las precipitaciones.

A pesar de ello el avance en la perdida de flora y fauna, es devastador. Un informe del INTA, muestra que el 11% del total de la superficie de Corrientes se encuentra afectada por el fuego. Destacando que la zona mas dañada son los esteros con 275 mil hectáreas, y los pastizales del nordeste, con 40 mil hectáreas quemadas. Ituzaingó presenta 173 hectáreas dañadas, mientras que Santo Tomé tiene 108 mil hectáreas. Pero en relación al mayor porcentaje de superficie afectada es en San Miguel con el 32%. El mismo relevamiento indica que el avance del área afectada es de 30.000 hectáreas diarias.

“Quedan muchos focos por combatir, pero estamos avanzando gracias al trabajo de más de 3.000 personas movilizadas en todo Corrientes”, dijo el gobernador, Gustavo Valdés. Por ello continúa el trabajo esperando el clima siga acompañando para combatir totalmente el fuego que tantas pérdidas ha generado a lo largo de estas semanas.

Cabe destacar que hoy el ministerio de Agricultura procedió a declarar la emergencia y desastre agropecuario en toda la provincia de Corrientes.

Durante este viernes se espera la visita presidencial sobrevolando las zonas afectadas.

 

 

Fuente: Infobae.

 

F.R.