Pablo Matera fue una de las grandes figuras del 25-15 logrado en Australia. Pero antes de su extraordinaria actuación, el capitán había dejado un indicio de para qué estaba preparado… En el momento del tradicional haka, ese ritual maorí que los All Blacks desarrollan antes de empezar, se quedó mirando con una semi sonrisa, como si de tanto verlo ya no le causara ninguna inquietud.

El himno argentino, con un despiste

Cada competencia deportiva internacional ofrece, en la previa, la entonación de los himnos. Son pocas las ocasiones en que, si dos representantes de dos países se ponen frente a frente, esa ceremonia se deja de lado. Y, se sabe, los Pumas han generado una mística alrededor del himno. Decenas de veces se vio a sus jugadores llorando mientras cantaban. Pero esta vez hubo una nota discordante. El encargado de cantar frente al micrófono introdujo una variante en la letra: “Sean eternos los laureles que pudimos conseguir”, entonó.

 

Nicolás Sánchez aportó todos los puntos que anotaron los Pumas. Fueron 25 nacidos de sus manos, por el único try, y su pie derecho, que modeló seis penales. Después del partido, el tucumano se descargó. Y contó que, tras la fallida experiencia del Mundial de Japón, había pensado que los Pumas eran historia para él. La historia, justamente, le tenía reservado un lugar estelar.

Inmediatamente luego del partido, el tuit oficial destacó“Es tu noche Argentina, felicitaciones”. Nada de llantos. Obviamente, los retos llegarán puertas adentro luego de esta segunda derrota al hilo. Y antes ya había agradecido a la Selección.Siguiendo con los mensajes, Mike Tindall, ex centro de la selección de Inglaterra, también elogió a los argentinos. “Wow, viendo los últimos 20 minutos del partidos. Bien jugado Argentina, la defensa ha sido inmensa en los últimos 20. All Blacks hicieron muchos pequeños errores! Bien hecho, Pumas“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *