El hecho sucedió en Córdoba y fue registrado por una cámara de seguridad. La Policía aún no pudo dar con los ladrones y el vehículo todavía no apareció.

 

Un ladrón robó un auto en Córdoba junto a su mujer embarazada mientras sus dos hijos menores de edad los esperaban sentados en el cordón de la vereda. La Policía aún no pudo dar con los autores del hecho ni tampoco encontró el vehículo sustraido.

Todo ocurrió luego de que Luciano y Marijo, una pareja local, salieran a pasear durante la noche del sábado por la capital cordobesa. Se dirigieron hasta un bar ubicado en barrio Jardín y estacionaron su auto Volkswagen Senda sobre la calle Mal Paso.

A poco de llegar al local de comidas, el joven tuvo un mal presentimiento y volvió al lugar donde había dejado el auto, pero se llevó una desagradable sorpresa: se lo habían robado

Tras ello pidió ver las cámaras de seguridad de la zona y se encontró con unas imágenes insólitas. Un hombre pasó caminando muy tranquilo con su pareja embarazada y simuló una situación para evitar ser descubiertos.

Pero además, toda la secuencia ocurrió frente a dos nenes, menores de edad, que se serían los hijos de los autores del robo y que aguardaban sentados en el cordón de la vereda.

En determinado momento, la pareja se alejó de los menores y él simuló acomodarse. En ese momento, sacó de entre sus ropas un elemento. Enseguida la mujer cruzó la calle sola y los nenes volvieron a la vereda y se sentaron.

El ladrón ya estaba frente al auto y comenzó a violentar la cerradura de la puerta del conductor hasta que logró abrirla, hizo arrancar el auto y escapó. El resto de la familia, por su parte, se fue caminando hacia la esquina.

Los dueños del auto realizaron la denuncia en la comisaría Nº 4. Allí estuvieron al menos cinco horas esperando para hacer la exposición. Según contaron a ElDoce.tv, los policías le dijeron que el ladrón “Usa siempre la misma modalidad de robo, de salir con la familia y robar”.

Luciano y Marijo revelaron que desde hace dos años que tenían el auto. El joven se lo compró al papá de su novia con mucho sacrificio y para ella tiene un importante valor sentimental porque le recuerda los paseos en familia de cuando eran niña compartidos con su mamá, quien falleció hace un tiempo.

A. C