El ministro de Salud mostró lotes que contienen unas 4 millones de dosis que estaban almacenadas en un frigorífico porteño. Dijo que ocurrió porque al gobierno anterior “no le importa la gente”.

El ex titular del área respondió que se trata de excedentes por la imposibilidad de estimar las cantidades necesarias.  Rubisntein relacionó la denuncia con sus críticas sobre la gestión de la pandemia.

Gines
El ministro de Salud mostró los lotes de vacunas vencidas.
El ministro de Salud, Ginés González García, denunció este miércoles el hallazgo de más de 4 millones dosis de vacunas vencidas en un frigorífico del barrio porteño de Constitución, por un costo total de $1.400 millones.

“Son vacunas vencidas que no se habían distribuido a las provincias; nunca estuvieron a disposición de los argentinos”, precisó en diálogo con la prensa el titular de la cartera de Salud, que concurrió a ese lugar y exhibió las cajas de las vacunas vencidas.

González García responsabilizó al gobierno anterior y dijo que eso evidencia que era una administración a la “que no le importa la gente”.

En ese marco, el titular de la cartera sanitaria dijo que las explicaciones las tienen que dar los exfuncionarios del macrismo que “están habitualmente en la televisión explicando lo que hay que hacer, dando consejos” sobre cómo manejar la pandemia de coronavirus.

Ante esto, Adolfo Rubinstein, extitular del área de salud del gobierno macrista (1ro como ministro y luego con secretario) explicó que los lotes exhibidos corresponden a sobrantes de vacunas, dado que el Estado las compró en exceso por la imposibilidad -dijo- de hacer una estimación exacta de las dosis necesarias, que -aclaró- son para “muchos años”.

“En 2016 hubo una temporada de gripe muy fuerte, donde hubo una altísima demanda de vacunación, por lo cual se hizo una compra complementaria más importante, fue la última gran epidemia de gripe que tuvimos en el país recién asumido el gobierno de Macri”, dijo.

“Se compraron muchísimas más dosis. De estas 4 millones, más de la mitad, son dosis de vacuna antigripal que sobraron porque la vacuna antigripal cambian los antígenos todos los años“, explicó.

En declaraciones al canal A24, el exfuncionario dijo que esas vacunas debieron haberse destruido y no almacenado durante tanto tiempo, y que esa tarea le correspondía al ministerio de Medio Ambiente por tratarse de “material boológico”.

Rubinstein explicó que el excedente se produce porque “no todas las provincias” adhirieron al sistema de “nominalización” del ministerio de Salud, lo que impide calcular con exactitud la cantidad de dosis requeridas.

El exfuncionario aseguró también que “no hubo faltantes” de vacunas en las provincias y que estan solicitan las dosis “por tanda porque no tienen capacidad de almacenamiento”. “Este es el procedimiento”, aseguró.

Para Rubinstein, la denuncia de González García “tiene un sesgo muy claro” que relacionó a sus “apariciones” en los medios con críticas a la gestión de la pandemia, que él mismo consideró “mesuradas y propositivas”.

“Me causa tristeza y desagrado que en lugar de ponerse a mirar la gestión de la pandemia se busca el pelo al huevo. En lugar de fijarse la paja en el ojo ajeno que se saquen la viga del propio”, disparó.

Rubinstein aclaró que la compra de esas vacunas se realizó durante la gestión de su antecesor Jorge Lemus, pero aseguró que le “consta” que “lo que se hizo, se hizo correctamente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.