Imagen: EFE

Una multitud se congregó en las calles de la ciudad china de Wuhan, localidad donde empezó la expansión del coronavirus, para celebrar la llegada del año nuevo. Los festejos fueron sin distancia social: según las autoridades médicas, en la metropoli se logró erradicar por completo la enfermedad, lo que le permitió a sus pobladores festejar el fin del 2020 con fuegos artificiales y miles de globos volando en el aire.

Sin embargo, pese a controlar los contagios, casi todos los pobladores utiilzaron barbijos para la celebración. Cabe destacar que Wuhan registró más de 2.500 muertos por covid-19 desde que empezó la expansión del coronavirus, en diciembre de 2019.

En el barrio de Luxiang, donde se ubican varias facultades como la de Ciencia y Tecnología, unas 300 personas llenaron la sala Vox para escuchar a un grupo local, Happy Wheel, que mezcla rock y música electrónica para disfrute de los espectadores, la mayoría de ellos adolescentes y estudiantes universitarios.

De acuerdo a las crónicas locales, durante el concierto se rindió homenaje a Li Wenliang, el oftalmólogo que 365 días atrás fue reprendido por la Policía local tras alertar a sus colegas de que en el hospital donde trabajaba había un grupo de enfermos con síntomas de una neumonía similar a la del SARS, enfermedad que azotó a China en 2003.