Convertida en un emblema del sector de empresas gestionadas por trabajadores, no pudo resistir a las deudas acumuladas durante la pandemia. Se mudaría en Octubre a un nuevo espacio para continuar con actividades culturales y gastronómicas

 

La época de su esplendor fue en la década del ’80, con una ubicación privilegiada, salones y hasta un teatro. Con la gestión privada llegaron a tener 150 empleados, luego la cifra bajó a 60 y siguió en baja. Muchos no resistieron. Después de varios cruces judiciales, los trabajadores lograron que en la última sesión parlamentaria del 2016, se sancione una ley que declare el edificio de utilidad pública y se apruebe la expropiación del tradicional Hotel Bauen. A cambio de los créditos impagos durante 40 años, la idea era que el Estado escriturará a su nombre y se cediera en comodato la gestión a la cooperativa. El presidente Mauricio Macri, en diciembre de 2016, vetó la ley de expropiación.

La actual presidenta es María Eva Lossada, una de las más expertas, ingresó a comienzos de los años 90 como mucama y hoy preside una cooperativa emblemática en el sector de empresas recuperadas. Resistió todos estos años, pero confiesa que ya no dan más. Sin embargo evalúan mudarse en Octubre a otras instalaciones para que los trabajadores no queden en la calle.

Emblema de las empresas recuperadas

Desde que arrancó la pandemia algunos trabajadores sobreviven a través del cobro del IFE y otros con la ayuda económica a trabajadores autogestionados que otorga la Secretaría de Empleo del Ministerio de Trabajo. Pero las deudas con proveedores, servicios e impuestos crecen y no hay forma de cubrirlas.

María Eva Lossada, señaló al medio Grito del Sur: “Siempre dijimos que este edificio era del Estado, pero como no tuvimos soluciones hoy tenemos que apostar por nuestras fuentes de trabajo. Tenemos que migrar a otro lado para ver cómo seguimos, se pidió ayuda al INAES en ese sentido. Es una situación muy angustiante porque la deuda con los proveedores es grande, este lugar no lo podemos aguantar…Es muy doloroso pero seguiremos en otro lado”.

El Espacio Cooperativo Bauen es integrado por varias cooperativas La Poderosa, Revista Cítrica, La Dignidad y El Descubridor, entre otras. Todos están unidos en busca de un espacio que les permita seguir con las actividades culturales, el bar y la gastronomía.

La historia de la gestión del hotel Bauen

Los trabajadores saben que están atravesando uno de los momentos más difíciles y que por ahora, parece no tener retorno. “Sabemos que el mundo se está reinventando y por eso estamos viendo otros espacios, pero seguiremos con la cooperativa para mantener las fuentes de trabajo. Tanta lucha y tanto sacrificio, tantas veces que no hemos llevado el pan a la casa por invertir en el edificio, es muy doloroso pero seguiremos en otro lado. Fueron muchos años de lucha, de alegría y de marchas llevando la bandera del trabajo. Mi orgullo es que vamos a seguir trabajando y que los compañeros no se van a quedar sin llevar el pan a la casa”, dijo Lossada a Grito del Sur.

Después de 17 años, la cooperativa podría dejar el histórico edificio en los próximos días de Octubre. Federico Tonarelli, vicepresidente del hotel Bauen señaló: “Estamos definiendo todo, lo comunicaremos oficialmente el próximo fin de semana”. A contra reloj, buscan una salida que les permita no perder su fuente de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.