Minimizada por el gobierno, bastardeada por los operadores, ya sean políticos, pseudo periodistas u operadores, la marcha del 17A ha pegado fuerte. Ahora se prepara el 26A

 

Ante la información no confirmada que el 26 de Agosto empezaría a tratarse en el Congreso la reforma judicial, los entusiasta que promovieron el 17A, ahora mueven las redes para marchar hacia el Congreso, en el día del tratamiento de la ley.

Aun no está claro si convocan los opositores o se trata de una autoconvocatoria de la ciudadanía. La oposición, que hasta ahora no se ha opuesto mucho y más bien han acompañado las leyes que propuso el gobierno, ahora se encuentra con la disyuntiva de dar apoyo o no al 26A.

En Cambiemos, hay más de una grieta ya que varios se han expresado en contra de la reforma judicial que, dicen; solo se trata de una alquimia para lograr la impunidad de los acusados por corrupción del gobierno K, empezando por CFK. Pero otra linea, más dialoguista, como Larreta, cree que no es momento de tensar la relación ya que, además,  a quienes se identifiquen con la marcha, les atribuirán motes como anticuarentenas, terraplanistas o ridiculizaciones parecidas. Cosa que ha hechos el mismísimo Alberto Fernández, diciendo que el 80% del país lo apoya, salvo algunos fanáticos a los que caracterizó con esas calificaciones. Pero no hizo lo mismo con las marchas organizadas por el PO y otras organizaciones sociales, pese que estas mostraron una concentración más desprolija y poco respetuosa de las normas impuestas para el “no contagio”.

Como sea, la bola de nieve se ha lazado a rodar, la cuestión a observar ya no se trata de medir el tamaño y extensión de la convocatoria, es ver quien capitaliza esta vocación y militancia y si el peronismo y sus fuerzas de choque, como los Sindicatos, volverán a verlo por TV o saldrán a disputar las calles.

Mientras la economía se desploma, el confinamiento deja dudas sobre su conveniencia y cuando el “sí albertismo” se ha reducido a la mínima expresión, los argentinos se muestran preocupados por cuestiones como la República y la Justicia, lo cual sería una de las primeras veces en la historia de este pueblo que habita uno de los países más ricos del mundo, pero viven como en los más pobres. Algo que los observadores neutrales del mundo, nunca llegarán a comprender.

Como dice una canción “Negras tormentas agitan los aires”, será triste pero interesante observar los próximos acontecimientos.

 

 

Sean Douglas

 

Nota de la Redacción: El autor es escocés. Vivió su infancia y adolescencia en Buenos Aires. Graduado en Cambridge. Periodista, Politólogo y Antropólogo. Actualmente vive en Edimburgh y publica sus trabajos en The Telegraph, The Independent y  The Herald, entre otros. Es consuta permanente de BBC y DW

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.