Ante el fracaso de casi todas las políticas en todas las áreas, el Gobierno ha lanzado una contra ofensiva mediática destacando la inauguración de obras pública. Sin embargo, la imagen es patética.

 

 

Alberto está preocupado por la caída de imagen de él mismo y de su gobierno. Ningún éxito para exhibir, lo encuentra al Presidente, muy desmejorado, cuando ya llega el aniversario de su asunción.

Por eso sus asesores de imagen, le recomendaron mostrar obra, acciones y exhibirse como un gobierno que toma la iniciativa. Pero se presentaron algunos problemas. Al principio, como es natural, las obras que se inauguraban eran las que habían hecho el gobierno anterior. Ahora se busca destacar las obras propias de la gestión, pero la imagen no mejora.

Alberto eligió mostrarse en la inauguración (la 3ra) del Sanatorio Antártida, que tiene un oscuro pasado reciente, plagado de hechos de corrupción y con caras que no son las más queridas por la gente.

La historia oscura del Sanatorio Antártida de los Moyano: inauguraciones  'truchas' y lavado de dinero

 

 

 

 

 

 

 

Por su parte, el Gobernador de Tucumán,  Manzur inauguró una “planta”, pero no se trata de una planta gasífera o de tratamiento de químicos, ni una planta industrial. Inauguró, LITERALMENTE, una planta.

El funcionario, que la semana pasada realizó duras críticas contra el Plan Belgrano que funcionó durante el gobierno de Mauricio Macri, incorpora estas pequeñas obras a la nula performance de Manzur en materia de obras públicas.

El Plan Belgrano, realizó entre 2016 y 2019 3.795 obras en las 10 provincias del norte argentino, que costaron $ 323.000 millones. De esa cifra, en Tucumán se ejecutaron 523 obras, por una inversión de $ 16.000 millones.

No son las únicas obras que se pretenden destacar, también podemos encontrar en Mercedes a 5 funcionarios, contra 3 albañiles, inaugurando una pared, pese a que se vende a Katopodis como uno de los “funcionarios que funcionan”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Primera Dama

Si bien hay una polémica en si a la concubina del Presidente le correspondería el rango de Primera Dama, eso no fue obstáculo para que cumpliera las funciones que, por lo general se le destina a la esposa de cada 1er mandatario. Pero no han sido muy afortunadas las elecciones de puestas en escena de esas actividades.

Tal vez la más escandalosa fue aquella en que Fabiola Yañez se mostró con un vestido “a lo Disney” y descendiendo de un helicóptero en un paraje de Misiones. El viaje además demandó de un avión y first class, para “facilitar” según medios cautivos como Pagina 12, la perforación de un pozo de agua.

 

Lejos de recomponer el estilo de difusión, los medios de propaganda del gobierno de Alberto Fernández, insistieron con puestas similares. Recientemente pudo verse a Fabiola Yañez en Chaco, inaugurando un caño, sin canilla en un barrial y con chicos, con barbijo pero descalzos. Otra vez, el viaje de la señora demandó una inversión desmedida al hecho que bien podría hacerse con la presencia de algún funcionario local.

La comparación

Para agrandar la grieta, en las redes sociales fue inevitable la comparación con la ex Primera Dama, Juliana Awada.

Fabiola fue invitada a la inauguración de un emprendimiento del Papa Francisco en Lomas de Zamora, Scholas Occurrentes y las redes estallaron.

Imagen

 

 

Pero también se compararon la obras de dudosa calidad, como la comentadas más arriba, con las que realizó el gobierno anterior.

Imagen

Katopodis en Mercedes

Puerto Madero, barrio cerrado - Fondo de Olla

Paseo del Bajo

 

En conclusión, si los que asesoran al Presidente en materia de imagen, son los mismos que le recomendaron salir a hablarle a la gente con un megáfono, es probable que no mejore, al menos en el corto plazo.

 

Dr. José H Vázquez (twitter: @PepeVazquezMQP)

“Mas Que Palabras” (Martes a Viernes, 19:00)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.