Dos escuelas de Tres de Febrero cumplieron la semana pasada el ansiado regreso a las aulas. Un proceso de «revinculación» que por ahora está acotado en la Provincia de Buenos Aires a 88 distritos. La asistencia es voluntaria y ha comenzado por cursos del 6 año de ciertos colegios privados.

 

«Somos uno de los primeros municipios en arrancar, con la cautela del caso, porque hay que seguir cuidando la salud», explicó esta mañana el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. «Cuando llevamos este debate a la Provincia se armó un semáforo, que reúne tres indicadores sanitarios, como la ocupación de camas o la reproducción del virus. Ahora está en amarillo, con actividades de revinculación muy importantes. Las docentes nos contaban que los chicos lloraban cuando entraban al aula», narró.

El Palomar y Caseros son dos de los pocos lugares que tuvieron esta experiencia. La Provincia permitió que escuela de 88 distritos vuelvan a abrir sus puertas y puedan ofrecer actividades de revinculación. Entre ellos, Vicente López, San Isidro, Pilar y otras 29 zonas del conurbano bonaerense.

En Ciudad de Buenos Aires, en cambio, se comenzó la reapertura gradual de todas las escuelas. La comunicación oficial de PBA llegó a instituciones de 88 distritos de «franja media», el martes pasado. El Plan Jurisdiccional para el regreso seguro a clases presenciales contempla que, en caso de que se modifique la situación epidemiológica, se podrán redefinir las actividades permitidas.

Luego de aprobado este protocolo, San Isidro anunció la apertura de la Escuela Municipal Malvinas Argentinas, la única escuela municipal del partido.

El establecimiento recibía este lunes a los alumnos de último año de primaria y de secundaria. Los 93 estudiantes de ambos grados estarán divididos en grupos, y cada uno podrá asistir a la institución una vez por semana.

Las escuelas interesadas pueden presentar un plan, que debe aprobar el inspector correspondiente. Apenas algunos de los requisitos implican dar cuenta de la provisión de alcohol en gel, de termómetro digital y de espacio de sombra.

Martín Zurita, titular de la Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos, celebra la medida, pero lamenta que el proceso de apertura es más engorroso que el que tienen las escuelas de la Capital, donde se presenta una declaración jurada que se aprueba en 24 horas. «En algunos distritos están pidiendo hasta certificados hechos por ingenieros», detalla. Un relevamiento que llevó a cabo la asociación dio cuenta de que el 60% de los entrevistados dijo que mandaría a sus hijos a clases por lo que queda del año.

Los 88 distritos que fueron autorizados en la PBA son: Bragado, Coronel Suarez, Rojas, San Antonio de Areco, Bolivar, Chascomús, Chivilcoy, Gral Lamadrid, Lobos, 9 de julio, Saavedra, Almirante Brown, Avellaneda, Ayacucho, Azul, Balcarce, Baradero, Benito Juarez, Campana, Cañuelas, Carlos Casares, Carmen de Areco, Chacabuco, Colón, Coronel Pringles, Dolores, Esteban Echeverría, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, General Alvarado, General Arenales, General Madariaga, General Paz, General Pinto, General San Martín, General Villegas, Hurlingham, José C. Paz, Junín, Las Flores, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Luján, Magdalena, Mar Chiquita, Marcos Paz, Mercedes, Moreno, Necochea, Presidente Perón, Quilmes, Ramallo, Saladillo, Salto, San Nicolás, San Vicente, Bahía Blanca, Berisso, Capitán Sarmiento, Coronel Rosales, General Belgrano, Ituzaingó, Lanús, Lomas de Zamora, Navarro, Pilar, Rauch, San Fernando, San Isidro, San Miguel, Tapalqué, Tornquist, Tres Arroyos, Tres de Febrero, Villa Gesell, Villarino, Zárate, General Rodríguez, La Plata, Tigre, Vicente López, Berazategui, Escobar, Florencio Varela, Malvinas Argentinas, Merlo y Morón.

La moral sindical

Mirta Petrocini, presidenta de la FEB, aseguró hoy que “anunciar la ‘vuelta a clases’ es desconocer todo el esfuerzo del trabajo pedagógico que vienen haciendo las y los docentes desde mediados de marzo hasta la fecha para sostener la continuidad pedagógica con sus propias herramientas y recursos”.

En un comunicado, expresó: “Causa mucho dolor que se intente instalar desde hace tiempo la idea de que los chicos y chicas no tiene clases, cuando en realidad las y los docentes hace meses que vienen trabajando desde sus hogares, dando clases con sus computadoras, sus teléfonos, sus conexiones, sin horarios”

“Se debe tener en cuenta la provisión de elementos de salubridad y productos de limpieza, que garanticen el cumplimiento del Protocolo para el regreso seguro a las aulas”, indicó, como si acaso esto no se tuviera en cuenta..

No está mal que los gremios tomen precauciones en favor de sus afiliados, pero cuando se entrometen en la rosca política, o peor aún, en políticas de estado para favorecer sus intereses pasan a ser mezquinos y sinceramente burócratas.

Que el gremio docente se ponga en rol de víctima cuando, en un mundo patas para arriba, ha podido al menos cobrar su sueldo, y no considere a los estudiantes como los más perjudicados del sistema es insolente. Injusto es que el gremio arregle una paritaria a la baja, a cambio de no retornar a las aulas.

Injusto para los docentes que redoblaron sus esfuerzos en sus casas, en un sistema que no se tomó ni una semana para prepararse ante la pandemia. La decisión de cerrar las escuelas se tomó de un día para el otro, mientras que por Ezeiza seguían llegando infectados sin protocolo alguno. Injusto es que un niño no haya podido verse con sus amigos, salir a jugar, tener sus fiestas de cumpleaños. En una mente en formación es como encerrar a un pájaro en una jaula. Se crían en cautiverio sí. Viven, pero no se desarrollan igual.

 

 

Si esto el gremio no lo entiende, o no lo quiere debatir, entonces que por lo menos haga el esfuerzo de darle a sus dirigidos lo mínimo que se merecen: que es un sueldo digno y condiciones básicas para trabajar (como una PC para dar clases virtuales) en vez de tratar de tapar el sol con un dedo. El del medio.

1Medio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.